Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Policíaca

Muere madre que pedía libertad de su hijo en Nicaragua

La señora Martha Rocha, madre del 'preso político' Misael Escorcia, falleció a causa de un derrame cerebral, informó el Movimiento Universitario 19 de abril

Por: EFE

Nicaragüenses participan en una manifestación.(Foto temática/ Archivo EFE)

Nicaragüenses participan en una manifestación. | Foto temática/ Archivo EFE

Managua (EFE).- La madre de un manifestante del norte de Nicaragua que pedía públicamente la libertad de su hijo desde hace casi cinco meses falleció de un derrame cerebral, informó hoy el Movimiento Universitario 19 de Abril.

"La señora Martha Rocha, madre del 'preso político' Misael Escorcia, falleció a causa de un derrame cerebral", informó el Movimiento en un comunicado.

Escorcia, de 18 años, es uno de entre 552 y 558 personas calificadas por organismos humanitarios como "presos políticos", que han sido capturados por participar desde abril pasado en protestas contra el presidente Daniel Ortega, cuyo Gobierno reconoce 273 reos, que califica de "terroristas", "golpistas" y "delincuentes comunes".

Rocha, quien murió ayer domingo en su casa, en Sébaco, 103 kilómetros al norte de Managua, era una de las madres de dicho municipio que pedía de manera constante la libertad de su hijo de manera pública.

Las madres de al menos nueve de los detenidos de Sébaco solicitaron públicamente a las autoridades que permitieran a Escorcia, encarcelado desde el 30 de junio pasado, asistir al entierro de su madre, petición que encontró eco en medios de comunicación independientes y redes sociales.

Nicaragua atraviesa una crisis que ha dejado entre 325 y 535 muertos en protestas contra Ortega desde el 18 de abril, así como decenas de miles de exiliados y miles de heridos.

Tanto la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) como la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh), han responsabilizado al Gobierno de "más de 300 muertos", así como de ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros y violencia sexual, entre otras violaciones a los derechos humanos.

Ortega rechaza toda responsabilidad y sostiene que enfrentó un intento de "golpe de Estado".

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia debido al saldo mortal en las manifestaciones.

En esta nota: