Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Política

Próximo presidente deberá enfrentar mayor ciclo de desigualdad

La desigualdad se mide por la distancia de renta entre los más ricos y los más pobres de cada país

Por: Xinhua

Jair Bolsonaro(EFE)

Jair Bolsonaro | EFE

Río de Janeiro.- El próximo presidente de Brasil deberá enfrentarse al peor ciclo de aumento de la desigualdad social desde el retorno de la democracia al país, en 1985, según alertó un estudio de la Fundación Getúlio Vargas (FGV).

La desigualdad se mide por la distancia de renta entre los más ricos y los más pobres de cada país.

Desde finales de 2014 hasta el tercer trimestre del presente año, el Indice Geni de la renta de trabajo (que va de cero a uno, siendo el cero la distribución perfectamente igualitaria) aumentó de 0,5636 a 0,5915, tras 11 trimestres seguidos de aumento del índice, lo que representa un alza de la desigualdad, algo que no se veía en Brasil desde la década de los 80.

Fernando Haddad, candidato. Foto EFE

Para el economista de la FGV Fernando Barbosa, "se trata del peor de los cuatro ciclos de desigualdad que ha sufrido Brasil en los últimos 60 años".

En declaraciones a Xinhua, Barbosa lamentó que "la distribución de la riqueza no ha sido uno de los temas abordados por los candidatos a la Presidencia en la campaña electoral, a pesar de que la desigualdad creció en los últimos cuatro años, cuando la crisis afectó la renta de los 40 por ciento más pobres de la población".

Debido a ello, el economista consideró que el próximo presidente del país tendrá "el gran desafío de enfrentar la desigualdad atacando problemas estructurales como una educación pública de mala calidad o un sistema tributario injusto, así como jubilaciones privilegiadas".

Por su parte, el también economista de la FGV Samuel Pessoa destacó que "el primer ciclo del aumento de la desigualdad en Brasil ocurrió en las décadas de 1960 y 1970, gracias a un fuerte crecimiento económico acompañado de la disparidad creciente entre la cumbre y la base de la pirámide social".

Entre la década de 1970 y 2002, el Indice Geni mostró muchas variaciones "a pesar de que en este período hubo momentos relevantes, como la apertura política y la estabilización de la inflación con el uso del real como moneda", resaltó Pessoa.

Según el informe de la FGV, a partir de 2001 Brasil registró un descenso de la desigualdad, con una mejor distribución de renta, gracias a la generación de empleo, los programas de transferencia de renta a los más desfavorecidos y un aumento del acceso a la educación.

Sin embargo, a partir de 2014, cuando la peor crisis económica de la historia de Brasil empezó a dejarse entrever, la desigualdad aumentó.

"El cuarto trimestre de 2014 marcó el inicio del abismo. Primero hubo un aumento de la desigualdad acompañado de la pérdida de renta de la población. A partir de mediados de 2016, notamos una recuperación de la renta media, pero esto no se traduce en una mejora del bienestar para la población porque la desigualdad sigue creciendo", comentó Pessoa.

El próximo 28 de octubre se realizará la segunda vuelta electoral para elegir a un presidente entre los candidatos Jair Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL, derecha) y Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda).

Jair Bolsonaro, candidato. Foto EFE

Los dos candidatos han pasado por alto el tema hasta el momento. Según el programa oficial de Bolsonaro, el desequilibrio fiscal genera inflación, que a su vez, aumenta la desigualdad.

Y Haddad defiende, según el programa del PT, una reforma tributaria orientada por los principios de progresión y permitir que las personas que ganan hasta cinco sueldos mínimos no paguen el impuesto de renta, además de defender que los más ricos paguen más impuestos.

Al respecto, Barbosa comentó que "es posible reducir la desigualdad sin que nadie salga de la pobreza. Para ello, los ricos deberían ser menos ricos, para reducir la distancia con los más pobres". "Pero evidentemente, éste no es el camino deseable. El hecho es que ninguna medida en concreto ahora mismo serviría de gran efectividad para reducir la desigualdad, pero sí todas juntas pueden ayudar a que se reduzca", agregó el experto.

En esta nota: